Publication:
Formative evaluation in Histology practical classes

Loading...
Thumbnail Image
Official URL
Full text at PDC
Publication Date
2018
Advisors (or tutors)
Journal Title
Journal ISSN
Volume Title
Publisher
IATED Academy
Citations
Google Scholar
Research Projects
Organizational Units
Journal Issue
Abstract
Human Histology is a second-year compulsory subject of the Medicine Degree at the Universidad Complutense de Madrid. Practical is focused on observation of histological slides to train students in recognizing general and differential microscopic characteristics of organs, laying the foundation for Pathology learning in the third-year. The Bologna plan involved a dramatic reduction in the number of practice hours, which along with the main role of the students in the European Higher Education Area, highlight the need to implement the practical part, particularly methodologies and the evaluation system. Teachers have been required to dedicate more time and effort for creating educational materials, designing individual or group tasks and learning virtual platforms environments. Students have taken an active role with works, presentations and peer-evaluations. Nevertheless, seven courses after the introduction of the new medical curriculum, it has become evident that a large proportion of students does not use practical scripts nor consult the recommended bibliography, and so they go to practical sessions without knowing aims and tasks. In order to boost practical and to achieve a more effective work in the classroom, minitests were included in each session. They consisted of short tests with projected images asking for the organs, their histological features and staining techniques. Minitests were planned at the beginning of each session. Participation in the minitests would be voluntary but teachers graded them. Provided a continued participation, the minitests’ grades could result in one extra point, but a final exam mark 7 out of 10 is required for adding the extra bonus. Therefore, only those students who demonstrate a good knowlegde in the final exam would benefit from the minitests’ mark. A Minitest Survey was set up at the end of the practical part to find out the level of satisfaction of the students. The following course, minitests were moved to the end of each session, that’s it, after the observation of histological slides under the microscope. This time, instead of the Minitest Survey, some questions were added to the Final Survey conducted at the end of the term. Appraisals on continuous evaluation with minitests were clearly satisfactory. A large proportion of respondents in 2015/16 asserted that minitests forced them to prepare practical (90%), that they provide for a better understanding of microscopic observations (86%) and that they help to figure out the aims of each session (81%). Satisfactory opinions were once again collected in 2016/17: 86% of respondents rated minitests as good or very good, and 84% were satisfied with minitest continuous evaluation. When asking if minitests would help to improve their final practical mark, 61% agreed in 2015/16 and 79% in 2016/17. Cross-checking these opinions with real marks proved that 70% of the group improved the practice mark due to minitests bonus extra in 2015/16 and 85% in 2016/17. Those who most benefit (maximum score +1 point) rose from 28% to 65%. Our main goal at practical was not to reduce the failure rate but to enhance learning. Minitests have become a driving force. Students are much better at organizing practical time and show a willingness to learn integrating images with theoretical concepts which should result in a formative learning.
Organografía Microscópcia Humana es una asignatura obligatoria de segundo curso del Grado en Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. Las prácticas se centran en la observación de preparaciones histológicas para que los estudiantes aprendan a reconocer las características generales y diferenciales de de los órganos, base esencial para la Anatomía Patológica de tercer curso. Con el plan Bolonia se produjo una reducción drástica del número de horas de prácticas a la par que los estudiantes debían asumir el rol principal. Ello puso de manifiesto la necesidad de implementar la parte práctica, en particular, las metodologías docentes y el sistema de evaluación. Tras la convergencia en el Espacio Europeo de Educación Superior, los profesores han debido dedicar mucho tiempo y esfuerzo a elaborar materiales didácticos creativos, a diseñar tareas individuales o en grupo y a aprender el manejo de plataformas virtuales. Por su parte, los estudiantes han ido tomando un rol más activo mediante las tareas, las presentaciones y la evaluación por pares. Sin embargo, siete cursos después de la implantación del nuevo plan de estudios, se ha podido constatar que una amplia proporción de alumnos no consultaba los guiones de prácticas ni la bibliografía recomendada, por lo que acudían a las sesiones de prácticas sin conocer los objetivos ni las tareas en cada una. A fin de impulsar las prácticas y lograr un trabajo más productivo en el aula, se decidió incluir minitests en cada sesión. Cada minitest es una prueba corta de imágenes en las que se pregunta no solo el órgano sino sobre distintas características histológicas y tinciones empleadas. Al comienzo de cada sesión se llevó a cabo un minitest. La realización de minitests fue voluntaria pero las pruebas eran puntuables. A aquellos estudiantes que participaran de forma continuada en los ministests, la nota lograda en ellos podría traducirse en hasta 1 punto extra en la nota final de prácticas, siempre y cuando la nota en el examen fuera al menos 7. De esta manera, los estudiantes con una nota mínima de notable en el examen, se beneficiarían de la nota de los minitests. Al final de las prácticas se realizó una encuesta de satisfacción sobre los minitests. Al siguiente curso se repitió la experiencia, con la diferencia de que en esta ocasión los minitests se realizaron al acabar las sesiones, esto es, tras la observación de las preparaciones. En este segundo curso en lugar de hacer la encuesta sobre minitests se incluyeron algunas preguntas sobre minitests en la encuesta final. Las opiniones sobre la evaluación mediante minitests fueron claramente satisfactorias. Una amplia proporción de los encuestados en 2015/16 afirmaron que los minitests les obligaban a preparar las prácticas (90%), que les proporcionaban un mejor entendimiento de las observaciones al microscopio (86%), y que les ayudaban a alcanzar los objetivos de cada sesión (81%). En el curso 2016/17 las opiniones fueron de nuevo satisfactorias: 86% de los encuestados valoraron los minitests como buenos o muy buenos, y el 84% se confesaron satisfechos con la evaluación continua realizada. Al preguntarles si creían que con los ministests mejorarían su nota final, el 61% así lo confesó en 2015/16 frente al 79% en 2016/17. Al cruzar las opiniones con las notas reales, se demostró que el 70% logró beneficiarse de las notas de los minitests el primer curso frente al 85% el segundo. El porcentaje de los que lograron el máximo beneficio (+1 punto extra) pasó del 28 al 65%. Nuestro objetivo principal al implementar las prácticas no fue reducir la tasa de suspensos, que es muy baja, sino potenciar el aprendizaje en prácticas. Los ministests se han convertido en un motor de cambio. Los estudiantes se organizar mejor en el aula, aprovechan mejor su tiempo y muestran una clara voluntad de integrar las imágenes con conceptos teóricos, lo que redundará en un aprendizaje formativo.
Description
Ponencia presentada en el 12th International Technology, Education and Development Conference, celebrada del 5 al 7 de marzo de 2018 en Valencia, España.
Keywords
Citation
[1] L. A. Branda, “El abc del ABP. Lo esencial del aprendizaje basado en problemas”. Quaderns de la Fundació Dr. Antoni Esteve, vol. 27, pp.1-16, 2013. [2] M. Sánchez Cuevas, “Aprendizaje basado en problemas (ABP): experiencia de implementación en la formación médica a nivel de las ciencias básicas”. Actas II Congreso Internacional sobre aprendizaje, innovación y competitividad, CINAIC 2013, pp. 533-537, 2013. [3] M. G. García Irles, J. S. Ortells, M. L. de la Sen Fernández, F. M. de la Calle, B. Vázquez Araújo & P. Martínez Peinado, “La enseñanza de la Histología a través de metodologías activas”. XI Jornadas de Redes de Investigación en Docencia Universitaria, 4, 2013. [4] L. M. Sein-Echaluce Lacleta, Á. Fidalgo Blanco & F. J. García-Peñalvo, “Metodología de enseñanza inversa apoyada en b-learning y gestión del conocimiento”. Actas del III Congreso Internacional sobre Aprendizaje, Innovación y Competitividad. CINAIC 2015, pp. 464-468, 2015. [5] S. Brown & A. Glasner, “Evaluar en la Universidad. Problemas y nuevos enfoques”. Madrid: Narcea, 2007. [6] R. Murphy, “Evaluating new priorities for evaluation in higher education”. In: C. Bryan and K. Cleff (Eds.) Innovative evaluation in higher education, pp.37-47. New York: Routledge, 2006. [7] L. Margalef, “La evaluación como aprendizaje: una tarea aún pendiente”. Relada vol. 1, pp.11- 21, 2007. [8] J. Peña, “Competencias y habilidades en histología médica: El potencial formativo de la observación microscópica”. Res Novae Cordubense vol. 4, pp. 31-46, 2007. [9] Universidad Complutense de Madrid, Guía docente. Planificación de las enseñanzas de Grado. Accessed 12 December, 2017. Retrieved from https://medicina.ucm.es/data/cont/media/www/ pag-17227/Gu%C3%ADa%20Medicina%202017-2018.pdf [10] M. P. Álvarez Vázquez, “Papel del Campus Virtual en la reorientación de la docencia práctica en los grados universitarios: la experiencia en Organografía Microscópica Humana”. VII Jornada Campus Virtual UCM: valorar, validar y difundir Campus Virtual. pp. 211-221, 2012. [11] M. P. Álvarez Vázquez, “Evaluar para Aprender: Valoración de una Experiencia de Coevaluación y Evaluación entre Iguales mediante Rúbrica”. In: J. Paredes, F. Hernández & J. M. Correa (Eds.). La relación pedagógica en la universidad, lo transdisciplinar y los estudiantes. Desdibujando fronteras, buscando puntos de encuentro. pp. 434-448. Madrid: Universidad Autónoma de Madrid, 2013.