Publication:
Peripheral IL-6 Levels but not Sarcopenia Are Predictive of 1-Year Mortality After Hip Fracture in Older Patients

Research Projects
Organizational Units
Journal Issue
Abstract
Background: Sarcopenic patients may have an increased risk of poor outcomes after a hip fracture. The objective of this study was to determine whether sarcopenia and a set of biomarkers were potential predictors of 1-year-mortality in older patients after a hip fracture. Methods: >About 150 patients at least 80 years old were hospitalized for the surgical treatment of a hip fracture. The primary outcome measure was the death in the first year after the hip fracture. Sarcopenia was defined at baseline by having both low muscle mass (bioimpedance analysis) and handgrip and using the updated European Working Group on Sarcopenia in Older People (EWGSOP2) definition of probable sarcopenia. Janssen’s (J) and Masanés (M) cutoff points were used to define low muscle mass. Results: >Mortality 1 year after the hip fracture was 11.5%. In univariate analyses, baseline sarcopenia was not associated with mortality, using neither of the muscle mass cutoff points: 5.9% in sarcopenic (J) versus 12.4% in non-sarcopenic participants (p = .694) and 16% in sarcopenic (M) versus 9.6% in non-sarcopenic participants (p = .285). Probable sarcopenia (EWGSOP2) was not associated with mortality. Peripheral levels of IL-6 at baseline were significantly higher in the group of participants who died in the year after the hip fracture (17.14 ± 16.74 vs 11.42 ± 7.99 pg/mL, p = .026). TNF-α peripheral levels had a nonsignificant trend to be higher in participants who died. No other biomarker was associated with mortality. Conclusions: Sarcopenia at baseline was not a predictor of 1-year mortality in older patients after a hip fracture. IL-6 was associated with a higher risk of mortality in these patients, regardless of sarcopenia status.
Description
Este trabajo es el resultado de una colaboración entre el Departamento de Farmacología (Fac Farmacia, Universidad Complutense de Madrid) y el Servicio de Geriatría del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, favorecida con la concesión de una Ayuda a Proyecto de Investigación en Salud de la Fundación Mutua Madrileña (AP152932014). Las personas muy mayores, tras sufrir una fractura de cadera, presentan un mayor riesgo de experimentar malos “resultados en salud” (outcomes). La fractura de cadera en el paciente mayor es una eventualidad devastadora en la mayoría de los casos, afectando el equilibrio físico, mental, funcional y social que antes prevalecía, más allá de la lesión ortopédica. Se ha descrito que hasta un 50% de los pacientes con fractura de cadera muere en los primeros seis meses posteriores a la lesión y un gran número de los que sobrevive no recupera su nivel previo de independencia y funcionalidad. El objetivo de este estudio consistió en determinar si la sarcopenia y/o determinados marcadores de sangre periférica podrían ser predictores de mortalidad a 1 año en pacientes de edad avanzada tras sufrir una fractura de cadera. La cohorte prospectiva de pacientes mayores reclutados (sarcopénicos y no sarcopénicos) habían sufrido un fractura de cadera y fueron hospitalizados para el tratamiento quirúrgico de la misma. La medida de resultado primaria fue la muerte en el primer año tras la fractura de cadera. La mortalidad 1 año después de la fractura de cadera fue del 11,5%. La sarcopenia no se asoció con la mortalidad. Sin embargo, los niveles periféricos de IL-6 al inicio del estudio fueron significativamente mayores en el grupo de participantes que fallecieron en el año posterior a la fractura de cadera. Ningún otro biomarcador se asoció con la mortalidad. A la vista de este estudio, se concluye que la sarcopenia no es un factor predictivo de la mortalidad a 1 año en pacientes de edad avanzada, tras una fractura de cadera y hospitalizados para el tratamiento quirúrgico de la misma. Sin embargo, los niveles elevados de IL-6 en plasma sí se asocian con un mayor riesgo de mortalidad en estos pacientes, independientemente del estado de sarcopenia. Aunque la determinación de biomarcadores en el periodo preoperatorio podría parecer una limitación del estudio porque su patrón no es extrapolable a otros escenarios, dos aspectos resaltan la importancia de determinarlos en esta etapa: (a) la significación clínica, porque sus niveles reflejan el estado inflamatorio de los pacientes en el momento del ingreso y (b) la propia fractura de cadera o el daño muscular por presión debido a la inmovilización parecen desempeñar un papel importante en el exceso de respuesta inflamatoria. Este estudio identificó los niveles periféricos de IL-6 como un biomarcador potencial para los pacientes con un alto riesgo de mortalidad tras una cirugía de fractura de cadera, independientemente del estado de sarcopenia. Por lo tanto, la IL-6 puede considerarse como un posible predictor de mortalidad a 1 año en esta pequeña muestra de pacientes mayores con fractura de cadera. Por tanto, los niveles elevados de IL-6 pueden predecir la aparición de la sarcopenia, por lo que se convertiría en una vía para detectar a los adultos mayores en riesgo de desarrollarla y probablemente guiar la efectividad de posibles intervenciones de prevención biológica temprana.
Keywords
Citation
Bermejo-Bescós P, Martín-Aragón S, Cruz-Jentoft AJ, Merello de Miguel A, Vaquero-Pinto MN, Sánchez-Castellano C. Peripheral IL-6 Levels but not Sarcopenia Are Predictive of 1-Year Mortality After Hip Fracture in Older Patients. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2020 Sep 25;75(10):e130-e137.
Collections